Qué es la industria 4.0 y cómo mejora las empresas

Las fábricas inteligentes o smart factories materializan el concepto impulsado por la revolución industrial 4.0, una nueva manera de producir basada en la interconexión de todos los elementos de la cadena para proporcionar mayor satisfacción al cliente y mejor rentabilidad del negocio.

Qué es la industria 4.0 y cómo mejora las empresas


La industria 4.0 hace referencia a la digitalización de las empresas con el objetivo de mejorar los procesos de producción. Los nuevos sistemas productivos se orientan a la fabricación personalizada y adaptada a las necesidades o requisitos de los clientes.

Asimismo, se pretende una asignación más eficiente de los recursos.

Qué es la industria 4.0


El concepto de industria 4.0 se fundamenta en la introducción de las tecnologías digitales en las empresas y describe una visión de la fabricación con todos sus procesos interconectados. La industria 4.0 también se denomina cuarta revolución industrial por los profundos cambios que pretende en la producción industrial.

La Industria 4.0 implica la digitalización de todos los procesos industriales para conseguir la transformación de los mismos. Esta transformación aumentará la eficiencia y eficacia de los procesos industriales, al mismo tiempo que se reducirán los costes y se conseguirán productos más personalizados.

La nueva realidad que supone la industria 4.0 se caracteriza por su flexibilidad y la implicación del cliente en todo el proceso, consiguiendo así adaptarse a la rapidez de los cambios en la demanda propios del mercado actual. Las fábricas inteligentes  o smart factories materializan el concepto impulsado por la revolución industrial 4.0, una nueva manera de producir basada en la interconexión de todos los elementos de la cadena para proporcionar mayor satisfacción al cliente y mejor rentabilidad del negocio.

Tecnologías de la Industria 4.0

Para conseguir la integración en la industria 4.0 y explotar todo su potencial son necesarias diversas tecnologías y habilitadores digitales. Entre los procesos clave que permiten la hibridación entre el mundo físico y el digital para conseguir la materialización de la revolución industrial 4.0 se encuentran los siguientes:

IIoT: El concepto IIoT (Industrial Internet of Things) se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con la red. En los procesos industriales consiste en interconectar todos los elementos de la cadena para controlarlos de manea centralizada. Este concepto, inherente  la Industria 4.0, permite el mantenimiento predictivo. La monitorización del proceso es capaz de anticipar los posibles fallos y evita cualquier efecto en la cadena de producción.

Sistemas Ciberfísicos (CPS): estos modelos de operación y gestión son clave en el cambio de paradigma que supone la industria 4.0. Son dispositivos que fusionan el proceso físico con las capacidades de computación, comunicación y almacenamiento.

Robótica Colaborativa (Cobot): los robots industriales propios de la industria 4.0 pueden interactuar estrechamente con las personas en el entorno de trabajo, sin restricciones de seguridad. Esta colaboración robot-persona proporciona mayor productividad a las empresas reduciendo a su vez los tiempos de operación.

Cloud Computing/Hosting: los entornos productivos de la industria 4.0 utilizan software basado en la nube para poder almacenar y compartir datos más allá de los límites organizacionales y acceder a ellos desde cualquier lugar.

Big Data (macrodatos): este concepto, propio también a la industria 4.0, abarca infraestructuras, tecnologías y servicios que dan solución al procesamiento de grandes conjuntos de datos que, por su cantidad, superan las capacidades de las herramientas de software habituales. El análisis de estos datos ayuda también a configurar situaciones futuras que pueden inclinar la toma de decisiones.

Inteligencia Artificial: son los programas de computación informáticos diseñados para realizar operaciones que se consideran propias de la inteligencia humana. Estas herramientas y tecnologías posibilitan el autoaprendizaje de las máquinas, es decir,  son capaces de procesar y analizar en tiempo real los grandes volúmenes de información extraídos del Big Data.

Fabricación Aditiva, impresión 3D: se trata de un concepto inherente a la industria 4.0 porque posibilita la hiperpersonalización del  proceso de fabricación manteniendo los costes e incluso reduciéndolos. Los métodos de fabricación por adición, como la impresión 3D, permiten producir pequeños lotes de productos a la carta, con un determinado número de piezas iguales o todas distintas. Estos sistema reducen los costes logísticos, así como el circulante de existencias o las distancias de transporte.

Realidad Virtual y Realidad Aumentada: son dos tecnologías imprescindibles para la transición a la industria 4.0 porque encaminan la digitalización de las empresas industriales. Las dos aportan conocimientos e información de utilidad para la optimización y automatización de los procesos de fabricación. También son decisivos para el entrenamiento y la formación del equipo humano.

Empresa 4.0

Para conseguir una empresa 4.0 es imprescindible la confluencia digital de todos los elementos industriales y los de negocio para poder tomar decisiones acertadas. En una empresa surgida de la cuarta revolución industrial deben concurrir también los modelos y procesos internos de la misma. Para ello, el primer paso clave en todo el proceso es comprender y entender las tecnologías propias de la industria 4.0 para poderlas adaptar y ajustar a las necesidades concretas de cada empresa.

Digitalizar una organización empresarial requiere también un cambio de cultura corporativa y romper muchas barreras. Una de ellas es la integración horizontal de todas las áreas de la empresa, incluso sobrepasando sus límites con la inclusión de proveedores y clientes. La integración horizontal no impide la vertical,  conectando en red los diferentes niveles jerárquicos de la empresa, desde el de gerencia y comercial, hasta el de desarrollo, producción y expedición.

Smart Factory

La fábrica inteligente va más allá de la automatización y asume un sistema interconectado y flexible, con un flujo constante de datos que le permite  adaptarse a las nuevas demandas del mercado surgido en el marco de la cuarta revolución industrial.

La conectividad dentro del proceso de fabricación no es nueva pero la denominada cuarta revolución industrial y la hibridación del mundo físico y digital de la industria 4.0 han posibilitado la transformación del acto de producción y la cadena de suministro.

Una verdadera fábrica inteligente o smart factory puede integrar datos (activos físicos, operativos y humanos) en todo el sistema para impulsar la fabricación, el mantenimiento, el seguimiento de inventario, la digitalización de operaciones y otros tipos de actividades en toda la red de fabricación. El resultado será un sistema más eficiente y ágil, con menos  tiempos muertos  en la producción y  mayor capacidad para predecir y ajustarse a los constantes cambios. Todo ello generará un mejor posicionamiento en el mercado competitivo surgido con la revolución industrial 4.0.

FUENTE: CEPYME500 | @CEPYME500, ACTUALIZADO 13 | 12 | 2017 12:00

Recent Posts

KAIZEN™ en el Comercio Minorista
Cuidado de la Salud
Six Sigma - Mejora de procesos
 

Popular Posts

Six Sigma Antecedentes
Las 7 herramientas básicas de calidad.
Por qué se llama Six Sigma
 
arrow up